Blogia
VIAJEADENTRO

HAITI

Hay un millon de estrellas
y una brisa que trae aroma de hierba mojada
  y trae el sonido de música y risas.
Miro hacía el mar.
Una luz parpadea en la lejanía.
Me imagino una sirena, un marinero casi niño.
O casi viejo.
Un suspiro.
Un beso a escondidas. 
Un adiós de amantes.
Miro hacía la ciudad.
Y la noche y la distancia engañan.
   Desde las lomas de Petionville,
Puerto Príncipe luce bella.
Elegante.
Alegre.
Próspera.
Pero de pronto pienso que nunca he escuchado
    el trinar de un ave en Puerto Príncipe 
    ni he visto un arcoiris.
Y me doy cuenta en este  momento que  ni siquiera sé si crecen flores 
     en Haití.
La tristeza me invade.
       y me atenaza el pecho
      Me duele Haití.
Hasta que
      como milagro
siento tu imagen
y recuerdo que tú amas a Haití.
Sonrío.
Sé que en la mañana cantará un ruiseñor
     y el cielo estallará en colores deslumbrantes
     y en la brisa flotarán pétalos
     de rosas silvestres
     y se sentirá su fragancia.
Sé que todo eso es posible.
Porque 
      aunque esta noche te extraño
sé que existes.

Petionville, Puerto Príncipe. 15 de diciembre de 1995

-----------------------------------------------------------------------
          
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres